miércoles, 1 de julio de 2009

EL DIPUTADO BROMO-SÓDICO

Para distendernos un poquito, de lo que fue la campaña por las elecciones legislativas 2009, les dejo una historia real , que encontré en Hombres y Hechos de la Historia Argentina, sobre un diputado muy particular, que se postuló en 1922 en la provincia de Córdoba.



En su juventud fue hombre de milicia e inventor de instrumentos de guerra. También ejerció la poesía, y ya en 1920 en los cenáculos literarios cordobeses el nombre de Enrique Badessich era sinónimo de extravagancia, irreverencia y anticlericalismo, fama que ganó con poemarios tales como "El ósculo del crepúsculo".

En 1922, se conocía una defraudación millonaria en la Aduana de Buenos Aires, y otras circunstancias graves que ampliaban las diferencias entre radicales personalistas y antipersonalistas, para apaciguar esas diferencias el presidente Hipólito Yrigoyen nombraba como su sucesor al aristócrata y embajador en Francia Marcelo T. de Alvear para las elecciones de abril.

La Unión Cívica Radical de Córdoba decidía no presentarse por no haber podido imponer una reforma electoral, no presentaría candidatos para gobernador ni para la renovación de la Legislatura de la provincia.
El conservador Partido Demócrata tenía el triunfo asegurado en ambas cámaras, la oposición tomaba interés por la tercera diputación por la minoría, aquí es donde se presentan para atraer al electorado una variante de candidatos.

El candidato que postulaban los estudiantes y profesores jóvenes de la Facultad de Medicina, causantes junto al Hospital de Clínicas y el irigoyenismo, de la Reforma Universitaria, era justamente y en complicidad con el médico y ensayista José Ingenieros, el pintoresco Enrique Badessich.

De esta manera incursionó en el terreno político, apoyado por un grupo de jóvenes que buscaban sacudir la esclerosada sociedad mediterránea llevando a primer plano a un personaje cuyo solo aspecto- cubierto con sombrero de la ancha y con un amplio gabán, y luciendo una escandalosa corbata- era toda una agresión.

Así, en el verano de 1922 recorrió la provincia dictando conferencias (fueron más de trescientas en tres meses) cuyo éxito se basaba fundamentalmente en la burla constante a que sometía al clero y a los apellidos más ilustres de la provincia, a quienes llamaba "los zánganos de la colmena".

Con la abstención de la UCR, las elecciones legislativas habían perdido el interés, que sólo pudo romper el discurso rebelde de Badessich y su gente, que atacaban contra todo lo establecido, circunstancia que lo llevó a pasar algunas noches en algún calabozo de los conservadores de entonces.

Terminada la gira, nació el Partido Bromo-Sódico Independiente, que lo postulaba a diputado para las elecciones del 26 de marzo, con el apoyo de la masonería de todos los ritos, los ciudadanos del culto evangélico, estudiantes y obreros liberales.

A pesar de la sorpresa y explicable desconfianza de las autoridades electorales, la nueva agrupación política fue inscripta con todas las de la ley y pudo participar en las elecciones.

Apenas se inició el escrutinio Badessich se instaló en el edificio de la Legislatura y siguió atentamente el recuento de votos devorando gigantescos sandwiches de salame.
El bromosódico Badessich, para evitar volver a ser detenido, días antes del escrutinio había decidido atrincherarse en la Legislatura, donde sólo se alimentó con sandwiches.

“Era mi última defensa, porque preso no podía ser electo. La policía estaba en la puerta, pero yo no salí y tuve que comer allí lo que me alcanzaron mis amigos”, diría Badessich en Caras y Caretas del 10 junio.

No estaba mal encamindo, y los números acabaron por darle la razón. Ante el escándalo y el desconcierto de los políticos profesionales, viejos caudillos fogueados en las lides de conseguir votos de cualquier manera, el candidato del Partido Bromo-Sódico resultó electo en tercer lugar, aventajando a católicos y socialistas. Para beneplácito radical, de los más de 30 mil sufragantes apenas acudieron a votar unos 7 mil.

El 10 de abril, ya conocida la amplia victoria de Alvear a nivel nacional, el recuento de los votos confirmó como ganadores por la mayoría a los conservadores Granillo Barros y Manuel Paz..
Por la minoría, el vencedor fue Badessich, quién terminó aventajando al católico tradicionalista Manuel Maciel .

La conmoción provocada por el desacostumbrado episodio superó los límites de la provincia, y el 13 de abril de 1922 el diario "La Nación" se hizo eco de la preocupación de un sector de la ciudadanía, calificándolo como un "personaje colocado fuera de la razón", que había obtenido su diploma con "recursos grotescos y propósitos festivos", motivos más que suficientes para rechazarlo "en nombre de la cultura y del decoro del país", agregando el día 14 que en su elección habían confluido “un radicalismo abstencionista en busca del ridículo”, una “juventud rebelde y jaranera” y “una adhesión espontánea general a la broma” que se prolongó
“hasta el propio acto comicial, sin detenerse a pensar mucho en la trascendencia del asunto”.


Sin embargo, no todos compartían esa opinión, y en Alta Gracia, un grupo de prominentes intelectuales, entre quienes estaban José Ingenieros, el penalista Eusebio Gómez; el economista Guillermo Ahumada; Gregorio Bermann,creador de la revista Psicoterapia; Deodoro Roca, redactor del Manifiesto de la Reforma Universitaria; y el abogado Arturo Orzábal Quintana, agasajó alborozado al novel legislador.

Evidentemente no hacían sino mostrar su satisfacción ante la burlona bocanada de aire renovador que su irreverente estilo conllevaba.

Allí, el electo diputado recargó las tintas y subió la apuesta, vaticinando que accedería a la gobernación provincial.

La Voz del Interior afirmó que, haciendo “cátedra y escuela con el sainete cómico”, Badessich había rescatado “reformas sociales voceadas con anterioridad por el pueblo”, y que además tenía “más títulos que toda la cámara junta para ocupar su banca”.

En respuesta al homenaje, Badessich anunció los ciento cuarenta proyectos que se
proponía elevar a la Legislatura.
Algunos de ellos fueron:

-Amor libre
-Acortamiento de los hábitos sacerdotales
-Separación de la Iglesia y el Estado
-Implantación de la República Cordobesa, con representantes confidenciales en el exterior.
-Electrocución de los bacilos del tifus -que hacían estragos en zonas de la capital provincia y de Río Tercero.

“Repito una vez más, propugnaré el amor libre, la separación de la Iglesia del Estado, la supresión del Ejército por antisocial y anacrónico, el acortamiento de los hábitos sacerdotales para, con la tela economizada, hacer ropa para los chicos pobres, la eliminación de las esquinas para evitar los choques, la implantación de la República cordobesa con representantes confidenciales ante los países de Europa y América –Argentina incluida–
Desde esta tribuna desafío a los cremosos del Club Social y a los demás zánganos de la colmena a que se atrevan a impedir con su policía mi inevitable acceso a una banca”

A pesar del apoyo y la justa elección, el 27 de abril, por presión de los sectores más conservadores y de los sectores vencidos, la Comisión de Poderes de la Cámara de Diputados resolvió que Badessich era “una persona notoriamente incapacitada para desempeñar las funciones de legislador” y se rechazó su diploma “Por decoro del cuerpo”.

“¿Dónde pone ella el decoro?, diría Badessich...
¿En la levita del electo, en las artimañas electorales que la preceden, en la acción histórica del nepotismo? ¿En la tontera absoluta y religiosa? Si eso es el decoro, yo carezco de él. Ninguna de esas taras es la mía.
Mis proyectos son los de un hombre común que conoce los problemas de su patria."

Tiempo después dijo en Buenos Aires:

“Hay que practicar el amor libre. Ciudadanos... si queréis tener una buena mujer, paz, sosiego y tranquilidad en vuestro hogar, no la mandéis a la iglesia. En Córdoba, yo y 199 muchachos hemos puesto en práctica nuestras teorías; y puedo afirmar que, como me llamo Badessich, lo que se llama cuerno no existe”.


Enrique Badessich falleció en Buenos Aires el 8 de agosto de 1961.


Texto de "Hombres y Hechos de la Historia Argentina"

Imágenes tomadas de Internet

11 comentarios:

Abuela Ciber dijo...

No conocía este episodio, tan ameno e ilustrativo.
Del Dr. y filósofo Jose Ingenieros tengo leida toda su obra.
Me sumo a los liberepensadores.
Gracias que José Pedro Varela logro la reforma valeriana, siendo nuestras escuelas: Laicas, gratuitas y obligatorias.

Gratísimo fue leer lo que has compartido.

Cariños

CANTO EN FLOR dijo...

Todo un personaje, sin lugar a duda.
Tenía su encanto, no te parece?
Ya desde el nombre del partido, con un alto grado de toxicidad, pero por lo que expones, respondió al clamor de su tiempo.
Un abrazo muy fuerte!

Fernando dijo...

Es una perfecta semblanza de una interesantísima figura, desarrillada con gran acierto y singular belleza.

Agradezco tu visita a mi blog y tu cariñoso comentario-

Si tú echas demenos nuestro calor yo, en cambio, en estos momentos, agradecería un poco de aire fresco y frío, Ya ves que nadie está contento con lo que tiene. Siempre ha sido así.

Besos

mercedes dijo...

hola, estoy emocionada por los comentarios y recuerdos de mi abuelo, su hija vive y esta emocionadicima cuando le leo los comentarios que encuentro sobre su padres , se que hay buenos y malos pero para la epoca era un hombre con una mente abierta, desde ya muchas gracias.

SAFIRO dijo...

ABUELA CIBER
Igualmente me uno a los librepensadores.
En esta circunstancia cabe destacar el momento histórico que se vivía.

¡Genial!

Un abrazo

SAFIRO dijo...

CANTO EN FLOR
Un personaje encantador.
En tiempos actuales no llamaría tanto la atención, sin embargo, noto que algunas de las cosas que despertaron el asombro, entonces, en los años siguientes se fueron revirtiendo.

Un abrazo.

SAFIRO dijo...

FERNANDO
Grandes aciertos que dieron mucho que hablar, y una mente demasiado abierta para una sociedad como aquella.

Si pudiéramos mezclar ambas, sería una primavera perfecta, como no se puede, a disfrutar cada uno y de la mejor forma posible lo que le ha tocado.

Besos, Fernando y gracias por venir.

Abril Lech dijo...

Además de divertido qué lindo hombre que era! Yo lo hubiera votado! Je :-)

SAFIRO dijo...

MERCEDES
¡Sorpresa!...la que me diste.
Hace mucho que leí sobre tu abuelo, tenía marcada la hoja de ese libro, como 30 años te diría.
Un adelantado, si te fijás en algunos de los puntos que se trataron de manera risueña, quizá, en ese momento histórico, muchos ya se han realizado.
Seguramente no coincidan en las apreciaciones y los comentarios muchos, como no lo hicieron entonces. Eso es parte del juego y en todos los ordenes de la vida.

Mis respetos para su hija, y mi agradecimiento para vos, Mercedes, por el regalo de tu visita, quise devolverla...pero no pude.

Besos, para las dos.

SAFIRO dijo...

ABRIL!!
Shhhhh...que está Mercedes, es la nieta del diputado Badessich, no sea que se enoje.

Aúnque, y que me perdonen la hija y la nieta, coincido con vos...¡Un lindo hombre!...además por eso, lo hubiese votado, de ser posible (no somos cordobesas, Abril).
Y bue...también se presentaron candidatos representando otras provincias...¿no?

BESOS!!!!!!!

YO, la peor de todas dijo...

Altas propuestas dirìan mis alumnos!!!! Un visionario este apuesto e inteligente muchacho que desconocìa.
Siempre ilustràndonos Safiro.
Gracias por tanta cultura