viernes, 17 de octubre de 2008

Mendoza y el vino

Mendoza es reconocida y premiada a nivel mundial por sus bodegas y por la calidad de sus vinos. Mendoza es la tierra del sol y del buen vino.



Mendoza es el centro vitivinícola más importante del país, concentra el 70% de la producción de uvas y vinos de Argentina, con más de 141.000 hectáreas y la mayor cantidad de bodegas del país. Los suelos pobres, una notable amplitud térmica, escasas lluvias, la buena insolación de las uvas son factores que caracterizan a sus terruños. Se distinguen en Mendoza cinco zonas bien diferenciadas que corresponden a los distintos oasis.



Norte Mendocino
Comprende las áreas de menor altura sobre el nivel del mar irrigadas por el Río Mendoza. Abarca el departamento Lavalle y parte de los departamentos Maipú, Guaymallén, Las Heras y San Martín. La altitud oscila entre los 700 y los 600 metros sobre el nivel del mar. En general, son terrenos de poca pendiente y profundos.

La región se caracteriza por la producción de vinos blancos, entre las variedades más extendidas se encuentran el Chenin Blanc, Pedro Ximénez. Ugni Blanc y Torrontés. En cuanto a los vinos tintos, se destacan los cepajes Malbec, Bonarda, Barbera, de marcado carácter varietal y que, gracias al abundante sol, logran colores muy concentrados y gran estructura de taninos.

Este Mendocino
Está conformado por los departamentos San Martín, Junín, Santa Rosa, La Paz y Rivadavia, y representa la mayor región vitivinícola del país: posee cerca de 70 mil hectáreas dedicadas a esta actividad. Además se han desarrollado las actividades olivícolas, frutihortícola y apícola.

Es una planicie que recibe las aguas del Río Tunuyán y parte del Río Mendoza. Su viticultura de llano se afinca entre los 750, en las zonas más elevadas, y 650 metros sobre el nivel del mar.

En los extensos viñedos predominan las variedades Criolla Grande, Moscatel Rosado, Cereza (rosadas); Pedro Ximénez, Ugni Blanc y Chenin Blanc (blancas); Malbec, Bonarda, Tempranillo, Sangiovese, Barbera, Merlot y Syrah (tintas).
La industria vitivinícola se une al desarrollo turístico ya que el Este mendocino reúne gran parte del patrimonio sanmartiniano. Otro atractivo que ofrece la zona es el embalse El Carrizal, un paraje de gran belleza apto para la práctica de deportes acuáticos y la pesca.

Zona Alta del Río Mendoza
Formada por los departamentos Luján de Cuyo y Maipú y varios distritos de Guaymallén y Las Heras. Esta región reúne en sus más de 25.000 hectáreas, regadas por el Río Mendoza, las características de suelo y clima que los primeros vitivinicultores apreciaron, ya que aquí se afincaron muchas de las primeras familias bodegueras.

Está ubicada en el piedemonte y se extiende desde los 1.060 metros a los 650 metros de altitud. La temperatura media anual es de 15° C y la marcada amplitud térmica es uno de los rasgos que otorgan personalidad a las variedades mejor adaptadas a la región: Malbec, Cabernet Sauvignon, Tempranillo, Bonarda, Syrah y Sangiovese (entre los tintos); Chardonnay y Semillón, entre las variedades blancas. Este último, es uno de los cepajes más tradicionales de la vitivinicultura argentina y se adapta muy bien a las regiones más elevadas, de la margen derecha del Río Mendoza; produciendo un vino de gran calidad, apto para envejecer.

Fuente: Fondo Vitivinícola de Mendoza
http://www.descubramendoza.com/articulos/vino/


REINA VENDIMIA 2008: FLORENCIA MORENO TOUS (Tupungato)





Fiesta Nacional de la vendimia



Año tras año, el primer fin de semana de marzo, casi sin interrupciones desde 1936, Mendoza renueva una fiesta, la Fiesta de la Vendimia. Esta es la celebración más importante para los mendocinos, ya que se trata del homenaje que el hombre le dedica a su industria principal, la vitivinícola.

El tiempo de vendimia es el tiempo de cosecha de la uva, es por eso que desde los meses de enero y febrero Mendoza comienza a festejar. Primero en cada uno de los departamentos de la provincia se realizan fiestas populares de las que resultarán las candidatas a ser soberanas nacionales. Este rito es alusivo a los tiempos en que, en la viña y al terminar el trabajo se agasajaba a la cosechadora más bella.

La Fiesta se lleva a cabo en una época, los meses de enero y febrero, para culminar con la noche del Acto Central a principios de marzo. Los actos principales de Vendimia son: "Bendición de los Frutos", "Vía Blanca de las Reinas", "Carrusel" y, como mencionamos, “Acto Central”, que consta, este año, de una segunda y tercera noche de espectáculos con la inclusión de shows de nivel nacional.

Bendición de los frutos

En esta ceremonia se agradece a Dios la cosecha y se ofrece el vino nuevo procediéndose al golpe de la reja, herramienta que simboliza al hombre que labra la tierra, bajo la advocación de la Virgen de la Carrodilla y la bendición del fruto nuevo. Esta celebración se organiza conjuntamente con el Arzobispado de Mendoza.

La Pisada de las Uvas

Un evento más que tradicional es la Pisada de las Uvas. Participan numerosos artistas, y por supuesto las reinas serán las encargadas de introducirse en los toneles para pisar la uva al ritmo de la música folclórica. Para el final, se escoge a la reina más simpática mientras la saluda un show de fuegos artificiales.


Vía Blanca de las Reinas

En la noche del viernes, en las calles céntricas profusamente iluminadas, se lleva a cabo este evento con carros alegóricos donde desfilan la soberana nacional de la Vendimia, otras reinas nacionales invitadas y los dieciocho carros departamentales mostrando la belleza que se traduce en mujer.

El evento, del que participan unas 200.000 personas, se hace de noche y es una de las principales demostraciones públicas de las reinas, ya que cada departamento de la provincia construye su carro bajo un motivo especial. De esta forma chispas, luces, llamaradas y más que hermosos carros muestran a las reinas, quienes además arrojan frutas, racimos de uva, botellas de vino y otras cosas simbólicas de la producción regional que hacen que la gente enloquezca por tratar de agarrar algo. Luego los carros parten hacia el parque de la ciudad para prepararse para partir ni bien comience la mañana del día siguiente.


Carrusel

A la mañana siguiente se realiza el "Carrusel", oportunidad en que desfilan los mismos carruajes, pero escoltados por agrupaciones gauchas con trajes típicos, montados a caballo; medios de transporte utilizados en el pasado con pasajeros ataviados conforme a la época, destacándose la tradicional carreta tirada por bueyes, uno de los primeros vehículos existentes en Mendoza con una antigüedad de más de 120 años, construida totalmente en madera y cueros. Además acompañan bailarines de distintas corrientes de inmigrantes y representantes de países americanos.


Acto Central

Por la noche, en el teatro griego Frank Romero Day construido en las faldas de los cerros que lindan con el Parque General San Martín, se lleva a cabo el Acto Central que congrega a 21.686 personas sentadas y otras miles que se ubican en los cerros aledaños, sumando más de 40.000 asistentes para presenciar el espectáculo de luz y sonido que culmina a la medianoche con la elección y coronación de la nueva soberana vendimial, cerrando con un despliegue sin igual de fuegos artificiales que estallan en el cielo mendocino.



Allí, de 700 a 1.000 bailarines y artistas pasarán por escena bajo un guión especialmente realizado para la fiesta. Sobre el escenario, colmado de efectos especiales, sonido increíble y una iluminación excepcional, se ve la historia del vino en Mendoza, las inclemencias del clima como las tormentas de granizo y el invierno, las danzas mendocinas, del país y algunas del mundo, toneles, uvas gigantes, exóticos y tradicionales trajes, la cosecha de la uva, el proceso en la bodega, el turismo de Mendoza, los rezos a la Virgen de la Carrodilla y la obtención del vino nuevo.


Todo sobre un escenario que también se llevó la categoría internacional: con 4.000 a 6.000 metros cuadrados de base, más de 25 metros de alto, de 5 a 10 niveles, con raras figuras y más de 25.000 luminarias. Para el final, se escoge a la Reina Nacional de la Vendimia que se lleva la mayor participación del público que festeja por cada voto que se le da a su candidata favorita, pero al último grito lo pondrá quien pertenezca al departamento ganador.

Así, para el final, un magnífico show de fuegos artificiales se lanza desde los cerros, despidiéndose de cada una de las almas que sin lugar a dudas se van, más que con un recuerdo, con una emoción y más de uno con una lágrima, siempre para los que a más les llegaron las frases poéticas que dan indicio de lo importante que es para esta zona el vino y, sobre todo, los trabajadores que lo hacen posible.



Las motivaciones y argumentos son netamente relacionados con Mendoza, el vino y el mundo, donde todas las actividades artísticas, figurantes, actores, música, escenografía, bailarines y creativos, son producto de esta tierra y componen una fiesta particular con el sello local. Al día siguiente todo el acto se repite, sumándose un espectáculo artístico tipo show, con intérpretes de jerarquía nacional.

Más europeos
Según datos de la Secretaría de Turismo, 67.000 turistas visitaron la provincia atraídos por la celebración vendimial. La mayoría llegó de otras provincias, de Chile y hubo un incremento de europeos, especialmente holandeses, alemanes e ingleses.
Los turistas prefieren adquirir aquellos productos típicos de Mendoza, como los tejidos y los vinos artesanales, porque no se producen en masa como algunas marcas y, por lo tanto, no pueden encontrarlos en otros lugares del país o del mundo.


Esto es Vendimia, la que nace de la tierra del sol y del buen vino, símbolo de un corazón mendocino, y si conocen a alguien de esta tierra que esté viviendo en algún rincón del mundo, pregúntenle sobre Vendimia, y seguramente más de una lágrima brotará desde sus ojos.

http://vendimia.mendoza.gov.ar/vendimia/index.php?option=content&task=view&id=957&Itemid=190


HISTORIA DEL VINO

Mendoza es reconocida y premiada a nivel mundial por sus bodegas y por la calidad de sus vinos. Mendoza es la tierra del sol y del buen vino.

Según Testimonios históricos, años después de la fundación de Mendoza la actividad vitivinícola contaba con un progreso notable y la responsabilidad se le atribuye a Pedro del Castillo - primer fundador de Mendoza - quien habría introducido la vid desde Chile. Otra teoría es que Juan Jufré - el segundo fundador de Mendoza - fue el responsable junto al padre Cidrón de las primeras plantaciones entre 1569 y 1575.

La zona de Cuyo, principalmente Mendoza, albergó la actividad vitivinícola de tal forma que en el año 1700 las tierras se cotizaban por la cercanía a la plaza principal y por la cantidad de vides que estas contenían.

Varias leyendas rodean a la aparición del vino, por primera vez en el mundo, una de las leyendas griegas le atribuye a Dionisos la idea de cultivar la vid y extraer de ella el vino; otra dice que fue descubierta por el pastor Estafilo que encontró a una de sus cabras comiendo los frutos de una planta, tomó los frutos y se los llevo a su amo, Oinos, quién al colocarlos en un cuenco, extraerles el jugo y beberlo comprobó que se regocijaba cada vez que lo tomaba.

Cuenta la leyenda persa que de las semillas que un ave dejó caer a los pies del rey Djemchid nacieron plantas que dieron abundantes frutos y que al beber su favorita el oscuro jugo fermentado de éstos frutos se durmió profundamente y al despertar se sintió curada y feliz. Entonces el rey nombró al vino Darou é Shah ( el remedio del rey ). Cuando su descendiente Cambises fundó Persépolis los viticultores plantaron viñas alrededor de la ciudad dando origen al célebre vino de Shiraz, ciudad próxima a Persépolis.

El libro del Génesis de la Biblia refiere que Noé, una vez terminado el diluvio, planta vides y bebe vino haciendo coincidir el renacimiento de la humanidad con el nacimiento del vino.

Sin embargo a la luz de conocimientos recientes, sabemos que la vid tanto silvestre como vinífera existe desde la Era Terciaria puesto que se ha encontrado hojas registradas en las piedras y semillas en asentamientos prehistóricos, en tumbas, pirámides y en pequeñas ánforas en las ruinas de ciento de ciudades. Todo ello no hace mas que atestiguar la gran antigüedad de este cultivo demostrando al mismo tiempo que el vino fue conocido por todos los pueblos antiguos desde la India hasta las Galias porque la práctica de la cosecha de racimos salvajes de vitus vinífera para obtener una bebida inspiradora era muy sencilla.

Así desde el mítico monte Ararat, que se levanta en el este de Turquía, en el que nacen varios ríos que se convierten en afluentes del Eufrates y del Tigris, la vid viajó a la cuna de la civilización, expandiéndose hacia los cuatro puntos cardinales. Por eso por su expansión hacia el Oeste que la viña conquista al mundo de la mano de los mercaderes fenicios y griegos a través del desarrollo del comercio marítimo en el Mediterráneo.

Los romanos atribuían a Saturno sus viñedos famosos y obtenían vinos que debido a su método de elaboración durante el cual le agregaban miel, alquitrán y otras sustancias para conservarlos, no serían hoy de nuestro agrado.

Tras la conquista romana el cultivo de la vid se generalizó en todo el territorio del Imperio y la fabricación de vinos se convirtió en una fuente de riqueza especialmente en la Galia Narbonnaise (sur de Francia), en el Gaillac, en el Este francés y en el Hermitage, sobre el Ródano, convirtiéndose las Galias en el centro del intercambio y la venta de vinos hacia todas las zonas europeas.

Durante la Edad Media se diseña el nuevo mapa vitivinícola de Europa bajo la impronta del prestigio de los vinos regionales y de las creencias religiosas, cristianas e islámicas. En el renacimiento comienza una nueva etapa en la historia del vino, porque en los siglos XV y XVI cuando se mejoran los sistemas de vinificación y los vinos de Borgoña, Champaña y Burdeos, en Francia, comienzan a adquirir la fama que los hará célebres. Sin olvidar a Don Perignon que descubre el modo de preparar el champaña espumoso.

La tradición de los vinos franceses llegó a América con los españoles, que transportaban durante la Conquista las especies vegetales mas importantes para ellos: la higuera, el olivo y la vid. A la Argentina la vid llegó desde Chile junto a los primeros colonizadores que pisaron nuestro país.



Después de leer este artículo relacionado a las propiedades del buen vino de Mendoza, bien vale hacer un brindis por el placer y...por la salud.

Los vinos de Mendoza, entre los mejores para la salud.

Un investigador escocés visitó Mendoza, la mayor exportadora de vinos argentinos, y realizó un primer estudio sobre tres variedades de uvas debido a lo cual determinó que las condiciones climáticas de Mendoza, favorecen la presencia de antioxidantes en los vinos tintos. Explicó que los antioxidantes se concentran en el hollejo de la uva y que en los regiones de alta luminosidad, la piel que cubre a la masa vegetal en el vino, contiene altos contenidos de antioxidantes. Finalmente, insistió en que el vino debe interesar al consumidor por el placer y, a ello, agregar las bondades para la salud.

¿Por qué los tintos? Los vinos tintos son los que cuentan con mayor cantidad de antioxidantes, o por una cuestión de elaboración . Ocurre que los flavonoles (antioxidantes) se encuentran en el hollejo (piel) de la uva. En el caso de los vinos blancos, cuando la uva ingresa a la bodega es molida y el vino sólo surge del jugo. En los tintos, para que el vino tome color, durante un tiempo prudencial el jugo se mantiene junto al hollejo que es el que, transmite los antioxidantes al vino.

Las cualidades

Las moléculas denominadas radicales libres, provocadas por el stress, las dietas inadecuadas o el envejecimiento, engrosan las arterias. Los antioxidantes del vino atacan esas moléculas malignas y ayudan a prevenir enfermedades coronarias, el cáncer o enfermedades asociadas con el envejecimiento como el Parkinson o el Alzheimer.

http://tq.educ.ar/mendoza/1-059a/salud.htm

http://www.mendozacuyo.com.ar/historia_del_vino.html






DEGUSTACIÓN DEL VINO
La degustación es un ejercicio que sólo requiere atención, memoria e imaginación. No es cuestión de expertos sino de apasionados.
La mejor forma de apreciar un vino en plenitud es activando los sentidos. Todos estamos capacitados para analizar sensorialmente un vino, sólo debemos ejercitar la memoria y la atención.

Vista, olfato, gusto, tacto y oído serán los encargados de percibir los múltiples mensajes que transmite el vino, estimulando las terminaciones sensibles de las células nerviosas y produciendo una "sensación".

1) Vista:
El color del vino en el borde de la copa inclinada da la primera información. Aquí evaluamos los colores (intensidad y matiz) y la transparencia.

2) Olfato:
Se inhala profundamente, primero sin mover la copa, luego, girándola para que se volatilicen los aromas más complejos. Analizamos persistencia, intensidad y calidad de los aromas. Se identifican los descriptores. Se evalúa si posee tipicidad y complejidad varietal.

3) Gusto:
Se toma un sorbo y mientras el vino permanece en la boca, se absorbe aire y se lo hace burbujear. Se evalúa el ataque (gustos dulces), la acidez, el equilibrio, la intensidad de boca y la concentración de aromas y sabores. Se detectan los descriptores y se analiza la textura (untuosidad, astringencia, causticidad) del vino. Se percibe la persistencia y se determina la tipicidad y complejidad.

4) Tacto:
Mientras se retiene el vino en la boca, se percibe su estructura y temperatura.

5) Oído:
El descorche, el vino bañando la copa y el sonido del brindis son los principales estímulos que recibe este sentido.



Si desean ver los videos, poner el podcast que se encuentra en la sidebar en pausa.











Imágenes y datos tomados de Internet






11 comentarios:

Común dijo...

Hola!!!!!!!!!
..y de las lindas mujeres.

Me tomo media copita de SYRAH, que completo tu trabajo, cuanto he aprendido, degustando un vino mendocino.

Paso a desearles buen fin de semana. Hoy hay tormenta en mi casa, pero sobrevire...........jijiji

Un besote y abrazo de oso.

SAFIRO dijo...

COMÚN
¡Impresionantes esas fotografías!
lograste capturar esa maravilla con una nitidez terrible!
Te cambio el Syrah y te doy un Malbec a cambio de mate y tortas fritas.

Amiga, necesito ayuda experta, se está secando mi árbol de paltas, tiene unos 30 años, varios metros de alto, dió mucha fruta este año, La palta negra de cerca de 1Kg. cada fruta; estaba en flor y bajó la temperatura a 2°C. y creo que la quemó el frio.
No quiero perder ese árbol!!!
Le puse vitaminas y ...me voy a compartir un vaso de vino con él a ver si "levanta cabeza"

Si sabés algo del tema, comentame por favor...

BESOTES!!

PIZARR dijo...

Impresionante recorrido sobre Mendoza y sus vinos, de los que no tenía ni idea.

Gracias Safiro

Un beso

SAFIRO dijo...

Hola! Pizarr...
¡Bienvenida a la tierra del buen vino!

leiste con atención las bondades del vino tinto para la salud??

Podemos tomarlo sin culpas!

BESOTES!!

Ya te veo...

Común dijo...

No se mucho de recetas para plantas, solo se que con amor todo prende y brota, deben se las “manos” y ahora salio el sol, así que tortas fritas ya no, pero el día se presta para un buen asado y ya se que vos tenes el vino, jijiji

Martín Garrido dijo...

Nunca he probado ese vino, acaso porque me cae un poco lejos. Yo soy un gran amante del vino, de hecho no puedo vivir sin él... y no pienses mal.

Saludos.

SAFIRO dijo...

MARTÍN GARRIDO
...no pienso mal y menos ahora que entiendo que un buen tinto beneficia...¡Brindemos entonces!

Bienvenido!

Un abrazo

santiago dijo...

ya me gusta ya, con lo que me gusta el vino, claro no puedo ir a Argentina, pero estoy cerca de la Rioja.
Un placer volver a leerte

SAFIRO dijo...

SANTIAGO
¡Vamos!...sólo es cuestión de atreverse a cruzar el charco y luego...¡el paraíso en una copa!
bueno, tal vez te resulte más económico conseguirlo en una vinoteca en España, el sabor y las propiedades no deben ser distintos...

Besos

TINTA DEL CORAZON dijo...

Zafiro compartiria una copita de blanco Liebfraumilch escuchando la musica de tu blog.....

Nanny Lidia dijo...

Ohhhhhh cuanto vino y yo que no tomo, la musica sigue siendo hermosa , saludos hermanaaaaaa